Una familia de ciudadanos americanos que se desplazaba a bordo de un vehículo en La Romana fueron atacados a tiros por agentes de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD).