Ante el auge de los negocios financieros no regulados, que crean un espejismo de alto rendimiento del dinero, el país requiere un marco legal específico que permita perseguir esas prácticas mediante las cuales mucha gente ha sido vilmente estafada.