Las opciones para contener el impacto interno de la crisis internacional podrían entrar en una fase de agotamiento, dada la prolongación del disturbio de precios en materia prima y commodities.