La reforma del sistema político, evidentemente degradado, debe estar en el centro de todas las discusiones de cambios estructurales o corremos el riesgo de crear un narco estado.