Lo peor que le habría pasado a la República Dominicana sería no haber mantenido la estabilidad macroeconómica y las políticas sociales como acompañamiento en la pandemia y como protección ante la inflación que sobrevino después.