La pasión y la cerrazón están ganando terreno al debate racional en los distintos  procesos que vive la República Dominicana, situación que dificulta encontrar salida fluida a temas críticos.


Ver más en www.noticiassin.com