SANTO DOMINGO.- Para la República Dominicana es ineludible impulsar una reforma tributaria.

Estoy convencido que el proceso supondrá sacrificios para la población.

Al final del día los impuestos se trasladan casi en su totalidad a los consumidores.