El gobierno de Luis Abinader está obligado a carabina a ser ético, pues la marca del cambio -muy arraigada- ha creado una gran expectativa y desandar ese camino sería una amarga decepción con costos políticos y personales muy altos, especialmente a la salida del poder.