Las subidas de tasa de interés para recoger liquidez, bajar la demanda y reducir la velocidad de los precios es decisión adoptada por la mayor parte de los bancos centrales del mundo y de la región.