El diluvio del viernes en Santo Domingo retrató el gran déficit de infraestructura urbana para desagüe, un débil diseño de la ciudad, un uso cuestionable de los espacios públicos, organismos de rescate trabajando con las uñas y una baja calidad de la política.


Ver más en www.noticiassin.com