Son favorables para la democracia las iniciativas que buscan incluir en un solo marco legal todo lo vinculado con el denominado delito de palabras, pues la actual dispersión del tema en diversas leyes y proyectos es un riesgo para la libre expresión y difusión del pensamiento.