Recuperar lo robado al Estado es una buena idea que todos debemos apoyar, pero esto no debe nublar el debate racional sobre el proyecto de Ley de Extinción de Dominio que pone en juego el derecho a la propiedad protegido por la Constitución.