La fortaleza institucional de la República Dominicana es una tarea pendiente que está sujeta a la madurez del modelo político existente, con ataduras y compromisos que a veces se colocan por encima de las leyes y de los principios. Partiendo de un ejemplo internacional, Víctor Bautista explica el tema en dos minutos.