El ajuste tarifario del servicio eléctrico, que ha sido descontinuado por disposición del presidente, era una salida técnica para lograr en el tiempo la sostenibilidad financiera del sistema y los efectos de la medida serán graves y perjudiciales en el largo plazo