La vocación por dar pan y circo es propia de la política y del ejercicio de gobernar desde tiempos remotos, como recurso para distraer, enviar mensajes o fijar atención. A propósito de la presencia de un gato en una actividad oficial.