La razón por la cual abundan tanto las promesas incumplidas en el mundo político dominicano tiene una raíz histórica que alimenta a los políticos populistas, creadores de ilusiones e incapaces de desarrollar un proyecto de nación sobre bases concretas.



Ver más en www.noticiassin.com