El amplio acceso a la información, la abundancia y la pluralidad de medios son elementos defendibles en la sociedad democrática, pero es necesario fortalecer el régimen de consecuencias contra los desaprensivos que dañan reputaciones.