En la República Dominicana caminamos por una ruta muy peligrosa y se trata de aplazamiento de las reformas estructurales.


Este retraso va acumulando fallas, disfuncionalidades y anacronismos que nos pueden convertir en un estado inviable y fallido.