Yo me apunto y apoyo militantemente el sueño del Ministro de Hacienda José Manuel Vicente, de que el país llegue a ser grado de inversión en 10 años.


Si esto ocurre, nuestro pedazo de isla será un imán atrayendo capitales de calidad y abriendo las puertas hacia los mercados financieros a costos razonables.


Ver más en www.noticiassin.com