El país necesita una reforma robusta que controle el financiamiento de las campañas para que la selección de los gabinetes gobierno se haga de manera independiente y con criterio técnico, evitando interrupciones de la agenda oficial.