Mientras se agudiza la crisis social, política y económica en Haití, el Departamento de Estado de Estados Unidos anunció la restricción de visas a personas que apoyen a las bandas armadas y una serie de medidas para mitigar la crisis humanitaria que afecta la vecina nación.

En tanto, el gobierno dominicano avanza en su plan para reformar la seguridad en la frontera a fin de evitar una ola masiva de migrantes.