La contaminación del aire generada por la quema de combustibles fósiles como carbón y petróleo causó al menos una de cada 5 muertes a nivel global en el año 2018, según un nuevo estudio de la Universidad de Harvard.