Como remedio a las constantes alzas de alimentos, el gobierno apuesta a la ampliación de los mercados de productores, donde los agricultores podrán vender sin intermediarios a los consumidores finales, que continúan quejándose por los altos precios.


Para llevar a cabo dicha ampliación el Ministerio de Agricultura se reúne con asociaciones de productores de distintos rubros como zanahoria, ajo y papá, así como de pollo y los huevos a fin de comercializarlos a precios asequibles a través del Inespre.