El número de bebés prematuros en el país siempre se mantiene entre el 10 a 12 %, proporción que no ha mejorado en los últimos años y deja claro que las estrategias aplicadas no han conseguido el éxito deseado.