Con frecuencia, muchas personas consumen o recomiendan medicamentos para aliviar dolencias y malestares sin tener conocimientos médicos y poniendo en riesgo su propia salud o la de sus familiares y amigos.