En momentos en que el turismo experimenta una notable recuperación, a pesar de los efectos de la pandemia, de nuevo una invasión de algas conocidas como sargazo afecta playas y litorales costeros, en esta ocasión en mayor volumen que en otras épocas e incluso en zonas donde este problema nunca se había registrado.


Desde el primer trimestre de este año, la cantidad se ha duplicado, según se observa en imágenes de un amplio reportaje que difundimos este lunes en El Informe, con lomas que en algunos casos alcanzan los cinco pies de altura.