Según estudios, los acontecimientos felices o tristes podrían provocar una enfermedad llamada el síndrome del "corazón roto", causada normalmente por un choque emocional intenso.