La prohibición de los retenes y chequeos policiales ha generado tanto rechazo como apoyo de los residentes del Gran Santo Domingo, tras algunos entender que eso contribuiría a reducir la delincuencia en el país y otros consideran que no es más que una pérdida de tiempo.