Uno de los hombres más nobles de esta patria. Una calle de Santo Domingo Este y en Santiago.


Emilio Prud Homme Maduro, nació en Puerto Plata el 20 de agosto de 1856, , quien se destacó como abogado, poeta y educador. Fueron sus padres Pedro Prud’ Homme y Ana Maduro. Su obra cumbre fue el Himno Nacional Dominicano.


Emilio Prud Homme fue un colaborador del educador Eugenio María de Hostos.


Asimismo, cuando República Dominicana fue invadida por Estados Unidos en el año 1916, figuró entre las voces que se pronunciaron en contra de la violación de la soberanía nacional.


Entre sus obras se cuenta el Himno Nacional, El 16 de Agosto, A la Juventud Dominicana, y Mi Tierra. Desde muy joven se dedicó al magisterio.


El historiador puertoplateño Rufino Martínez, en su obra “Diccionario Biográfico-Histórico Dominicano 1821-1930, refiere que dedicó 30 años al magisterio, pero con la reorganización que hizo el Gobierno estadounidense de ocupación en el año 1917, fue dejado fuera del sistema de enseñanza.


Ante esa circunstancia se dedicó a su labor de abogado, que había abandonado en 1882, para dedicarse al trabajo de educador.


Durante los años 1910-1911, presidió el Centro de Profesores, una entidad con categoría de liceo, que puso en actividad al elemento intelectual para estimular el espíritu creativo de las personas que se integraban a la organización.


Se destacó por ser un poeta muy crítico. A sus creaciones les hacía múltiples correcciones. Al escribir el Himno Nacional, buscó a su amigo José Reyes para que le escribiera la música.


Antes, en el Gobierno interino de Francisco Henríquez y Carvajal, en el año 1916, Emilio Prud’Homme, se desempeñó como ministro de Justicia e Instrucción Pública.


El cuerpo inerte, sin vida de Prud’Homme, descansado en un fino ataúd de madera con la envoltura de la bandera nacional en el carro fúnebre, fue llevado hacia su morada final en la Capilla de los Inmortales con los más altos honores que confiere el Estado dominicano a uno de sus ilustrativos hijos, fue el del último civilista de la República que cruzara la arcada Puerta del Conde, conocida como Altar de la Patria, para recibir los tributos de una multitud de conciudadanos, y entre ella una juventud dominicana a la cual había dicho en 1878:


“No inclines, juventud, ante el tirano/la frente, que demuestras cobardía:/coge el arma, y asquea tiranía/que te oprime, destruye con tu mano”.


Este egregio hombre inmortal, apóstol de la palabra sagrada, fue despedido para la eternidad por una muchedumbre entonando las letras gloriosas del Himno que él escribió para que los dominicanos tengan amor patrio y fe en la Patria. (Q. E. P. D.).


La última residencia de Emilio Prud’Homme, fue en la ciudad de Santo Domingo, donde murió el 21 de julio de 1932 a la edad de 76 años. Había fijado domicilio en la capital dominicana al ser nombrado en 1930, juez de la Suprema.