La muerte masiva de cerdos debido a la peste africana ha generado otra crisis que ya se siente en los mercados: la escasez pollos y el aumento de precios de esa carne debido al incremento en la demanda.