Un colombiano del que poco se ha hablado fue el cerebro que movió el ajedrez criminal que terminó con el asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moise. Pero su ambición iba más allá de participar en la caída del presidente, pretendía, tras bambalinas, manipular el poder político para quedarse con millonarios contratos con el nuevo Gobierno, según Noticias Caracol.


“El programa de Gobierno lo hizo todo Gabriel porque Sanon no tenía ni idea. Él no tenía ni idea de desarrollo de políticas ni nada de eso”, aseguró el capitán (r.) Germán Rivera , uno de los colombianos capturados en Haití.