Tras el secuestro de dos autobuses en Haití en solo una semana, las compañías de transporte de pasajeros cancelaron temporalmente sus viajes transfronterizos dejando varados a decenas de personas que requieren viajar a la vecina nación por comercio, razones familiares, trámites, etc. Los haitianos que acudieron a las paradas de guaguas para enviar paquetes a su país natal, fueron devueltos debido a la suspensión de los viajes por los secuestros de sus propios vehículos, personal y pasajeros en esa nación.