Tras las lluvias del fin semana, los charcos y lodazales volvieron a la comunidad azuana de La Bombita, donde sus residentes claman apoyo de las autoridades para pavimentar sus calles.


Ver más en www.noticiassin.com