Las alzas de precios internacionales con impacto directo en el mercado dominicano no deben ser un motivo para que inescrupulosos locales intenten pescar en río revuelto.


Víctor Bautista aborda el tema en dos minutos