La vieja costumbre dominicana de tener racimos completos de plátanos en cada cocina y desayunar mangú va quedando en el olvido debido a los incrementos de precios, que obligan a la amas de casa a buscar sustitutos para la comida y la cena. 


Los guineos y batata son dos de las opciones por las que las amas de casa sustituyen los plátanos ante la carestía del rubro que alcanza hasta los 40 pesos la unidad.