En la ribera del río Ozama, en Santo Domingo Este, decenas de viviendas amanecieron anegadas y los residentes tratan de rescatar sus pertenencias.