Mientras residentes en San Francisco de Macorís se muestran indignados y preocupados por los apagones, las organizaciones populares amenazaron con protestas para exigir solución a la crisis eléctrica.