Cerca de dos años tienen que no reciben el agua potable los residentes del sector Fiuri en Villa María, mientras esperan la terminación de un puente colapsado y la instalación de las tuberías y otras promesas del gobierno.