Para el año 2030, cada dos segundos una persona morirá de cáncer en el mundo. Cifra que la Organización Mundial de la Salud considera alarmante.