A partir del 17 de enero las enfermeras paralizarán sus servicios en demanda de mejores condiciones de trabajo, ya que aseguran una sola enfermera tiene bajo su responsabilidad hasta 20 pacientes debido al déficit de unas 10 mil que hay en la actualidad.