SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Moradores del sector Salomé Ureña, en Sabana Perdida, denunciaron este sábado que el sistema de alcantarillado y cloacal lleva un año colapsado, por lo que temen que la situación empeore con la entrada de la temporada ciclónica.

Los lugareños dicen vivir entre las materia fecal desde hace meses, con las aguas cloacales corriendo por sus calles y contenes. Agregaron además que el derrame de esa agua y el hedor que emana les han causado enfermedades.

[jwplayer mediaid="193905"]

Explican que cuando llueve algunas viviendas se inundan con las aguas que se mezclan con las de la cloaca.

También añadieron que en sectores cercanos, los comunitarios invierten miles de pesos contratando camiones para la excavación de pozos sépticos.

Los residentes del Salomé Ureña, aunque no están de acuerdo con el desorden público, amenazaron con la realización de la primera de una serie de protesta en todo el sector si las autoridades no responden a su llamado.