A propósito de que este lunes inicia el desmonte del subsidio eléctrico en la factura de los usuarios de este servicio, el economista Bernardo Castellanos, aseguró que lo que el Gobierno busca con esta medida, que supone una especie de reforma fiscal es “cargarle a los que menos pueden y tienen el peso de la ineficiencia, pésima gestión, exceso de empleomanía y gasto corriente que tienen las distribuidoras.


Durante su participación en la entrevista central de El Despertador, el experto en temas energéticos, manifestó que el desmonte al subsidio energético favorecerá a los altos consumidores y afectará a los que menos electricidad consumen, triplicando su facturación, mientras que otros pagaran casi lo mismo.