Donde más abundan las chinches es en las cárceles del país debido al hacinamiento, informó este viernes la epidemióloga Jacqueline Medina, quien agregó que el brote no ha cesado debido a la entrada y salida de los privados de libertad que cuando lo liberan puede llevar el insecto en la ropa hasta su casa.