Para Altagracia Guzmán Marcelino, al Ministerio de Salud Pública le han quitado la función de rectoría que como institución veedora de la salud le corresponde, ya que el gobierno le ha restado atribuciones al crear otro estamento paralelo, el cual ha asumido acciones que no le corresponden.