Para el el ministro de la Presidencia, las actividades que desarrolla el presidente Luis Abinader no tiene nada que ver con proselitismo, "a diferencia quizás del último presidente que salía escasamente los domingos a reuniones muy encajonadas y estructuradas".