El bono de ayuda familiar anunciado por el Ejecutivo es una forma del Gobierno de "dar algo de buena noticia" en medio de una crisis mundial que ha provocado el aumento en los precios de alimentos, combustibles, acompañado de un aumento de la tarifa eléctrica, que afecta más a los hogares pobres, reflexionó este martes el economista y exdirector de la Dirección General de Impuestos Internos (DGII), Magín Díaz.