Tras un año y tres meses continuos de toque de queda, el sector comercial y de servicios recibió con júbilo la eliminación de esa media y desde ya se prepara para operar en sus horarios pre-pandémicos, aunque quizás con algunas limitaciones.