La agudizada escasez de agua aumenta los gastos de los residentes en sectores como Pantoja, Los Alcarrizos y Herrera, quienes mientras esperan con ansias la distribución del líquido por parte de la CAASD, se ven obligados a comprarlo regularmente para mantener la higiene.


Mientras le agradecía a Dios ponerle clientes en su camino para trabajos informales de herrería donde reside en el sector La Redención, en Pantoja, el señor Santo Collado no se explica cómo ha hecho para poder costear los 12 mil pesos que paga de casa, la comida de su familia, además de dar 300 pesos casi diarios para comprar tanques de agua desde hace más de dos meses.