La escasez del Larimar, la bella turquesa dominicana, provoca cierre de talleres en la capital del país, mientras que artesanos que trabajan en el proceso de elaboración de joyas con esta piedra semipreciosa, aseguran que su exportación en bruto representa para el país pérdidas millonarias en divisas.


Ver más en www.noticiassin.com