Las escuelas se preparan este lunes para volver a acoger a partir del martes, tras dos años de receso, las pruebas nacionales, pese a la amenaza de miles de técnicos de educación con boicotearlas en demanda de aumento salarial y la inconformidad con algunos profesores que pedían no aplicarlas.